Aseo adecuado de las almohadas

Diariamente a la hora de dormir no hay nada mejor que entrar a la cama y sentir la limpieza de los blancos, pero existe otro elemento al que se le debe dar el cuidado adecuado, nos referimos a las almohadas.
 
El lavar las almohadas no es una tarea difícil, al contrario, es más sencilla de lo que te imaginas. Como primer paso revisa las instrucciones de la etiqueta de lavado y asegúrate de que esta lo requiera, ya que, hay almohadas que son de un material especial de látex que no requieren de limpieza con agua.
 
Llena un recipiente con agua tibia y agrega un poco de jabón suave, mezcla todo y humedece un trapo limpio, pásalo haciendo movimientos circulares para remover las manchas. Retira el exceso de agua con una toalla y deja secar por completo a la luz directa del sol. Recuerda que debes colocarla en una zona plana para que conserve su forma.
 
Si el relleno es de plumas, puedes meterlas a la lavadora de una en una en el ciclo de ropa delicada. Para su secado puedes meterla a la secadora en el ciclo de aire frío o dejarla al aire libre. 
 
Ten las medidas de higiene adecuadas y realiza la limpieza de estos elementos al menos 2 veces al año. Te ayudará a prevenir la presencia de ácaros y otros contaminantes.
 
La almohada es un elemento que usamos a diario, así que se le debe prestar la misma atención a su limpieza como al resto de los componentes de tu cama.
 

Fuente: UnComo, Red Link To Media S.L.
Link: http://hogar.uncomo.com/articulo/como-lavar-una-almohada-22657.html




SUSCRIPCIÓN