Causas y cuidados de la resequedad

Es un síntoma común, sobre todo con el paso de los años. Su presencia se da principalmente durante el invierno, ya que, el cuerpo entra en contacto con el aire frío y después con aire caliente haciendo que la humedad corporal baje.
 
Dentro de sus síntomas se encuentran la sensación de picor en el área afectada, la descamación, e incluso, fisuras en la piel que pueden llegar a provocar heridas.
 
Mantén tu piel humectada utilizando crema, asegúrate que se encuentren libres de alcohol, aromas y otras sustancias químicas. Aplica después de bañarte para que tengan un mayor efecto. Utiliza Jabón Kleenex® Humectante a la hora de la ducha, brindará la sensación de humectación durante el día evitando que tu piel se reseque.
 
Ten las medidas de cuidado necesarias con los calentadores, estos aparatos, al entrar en contacto directo con la piel, aumentan la probabilidad de provocar resequedad.
 
Utiliza humidificadores para evitar que el aire esté húmedo, toma abundante agua durante el día y aplica compresas de agua fría en las zonas afectadas.
 

Fuente: Medline Plus-Biblioteca Nacional de Medicina de E. E. U. U.
Link: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003250.htm




SUSCRIPCIÓN