La menta y sus usos curativos

La menta tiene un olor increíble y un verde intenso muy lindo. Es una planta que se puede tener en casa porque no implica muchos cuidados, además de que la tendrás a la mano cuando se necesite. 
 
Se puede usar en el rostro para curar infecciones, erupciones y acné. Es una gran aliada contra picaduras de mosquitos, quemaduras o cortes, además de curar la herida ayudará a una buena cicatrización. Solo deben triturarse las hojas, mezclar con un poco de agua y aplicar  en la zona afectada.
 
La menta tiene un componente principal que es el mentol, el cual ayuda contra problemas respiratorios como la bronquitis y asma. Además descongestiona la garganta, pulmones y nariz. Es bueno hacer una infusión de la hierba y respirar el vapor. Se nota mejoría inmediatamente.
 
Es la aliada perfecta para curar nuestro estómago de indigestión, distensión abdominal, flatulencias o diarrea. Es un gran truco de magia porque al tomar el té, su aroma se penetra en nuestras glándulas salivales, activándolas y estimulando al mismo tiempo la producción de encimas en nuestro estómago.
 
Lo mejor es que es natural y lo que también debes saber es que la menta puede ayudarte con los dolores de cabeza por más fuertes que sean, solo hay que oler un poco de aceite de menta y el dolor disminuirá. Masticar una hojita nos ayudará contra las nauseas y mareos.

Otros beneficios de la planta es combatir el mal aliento solo hay que masticar unas hojitas después de lavarte los dientes o conseguir un dentífrico con menta. Te ayuda con el insomnio, antes de ir a la cama toma una taza de agua caliente con unas gotas de esencia de menta.
 
¿Para qué otras cosas crees que se puede usar?
 
Fuente: Organic Facts




SUSCRIPCIÓN