Masajes con piedras calientes para dejar el estrés

La técnica de masaje con piedras calientes nace hace aproximadamente 5000 años en los baños de la antigua Roma como un método para evitar el estrés, mientras que en América las mujeres las utilizaban para aliviar los dolores menstruales.
 
Las rocas que se usan son volcánicas, suaves y lisas. Su color es oscuro, ya que contienen una mayor cantidad de hierro, ayudando a retener por mayor tiempo el calor.
 
El masaje se realiza poniendo piedras calientes en diferentes zonas energéticas del cuerpo como la columna vertebral, el abdomen, manos y dedos de los pies. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y estimular la circulación.
 
Dentro de sus beneficios destacan:
 
-       La eliminación de toxinas.
-       Estimula el metabolismo.
-       Trae la relajación al organismo.
-       Ayuda a conciliar el sueño.
 
Este tipo de terapia no es recomendable en mujeres embarazadas, en niños, en personas con várices, con presión alta, heridas abiertas, entre otros malestares. Acude a tu médico antes de asistir a la terapia con piedras calientes para asegurarte que no causará los daños contrarios.
 
Fuente: Suisse Works, TerapiaFísica.com




SUSCRIPCIÓN