Secado adecuado del cuerpo

El baño diario es el momento en el que nos podemos desconectar de la rutina y el estrés de cada día, por eso haz de él un momento especial, no solo a la hora del lavado, también al salir de él.
 
El secado del cuerpo se debe realizar para retirar el agua que queda después de la ducha, al hacerlo, debes evitar el tallar la piel fuertemente ya que puedes promover la aparición de rozaduras. Coloca la toalla sobre la piel permitiendo que absorba el agua.
 
Para la espalda y la parte trasera de tu cuerpo coloca la toalla detrás, tomando cada extremo con tus manos, y pásala de un lado a otro desde el glúteo hasta el cuello, repite esta acción las veces que sean necesarias. Ésto ayudará no solo a retirar el agua de la piel, también favorecerá la circulación.
 
Con una toalla aparte, seca los pies para retirar el agua; esta parte del cuerpo debe de tener su propia toalla. Al término de cada ducha aplica crema corporal para brindarle elasticidad y suavidad a tu piel a lo largo del día.
 
Para relajar el cuello puedes colocar una toalla en la parte de atrás de la nuca y elevar la cabeza hasta sostenerla, ayudará a relajarte y permitirá que inicies el día con energía y una excelente actitud.
 
Que tu día se libere del estrés y dale a tu cuerpo el trato que se merece con nuestros tips y la ayuda de Jabones Kleenex®.




SUSCRIPCIÓN